Año Nuevo, Vida

No quiero empezar el blog sin hacer balance del año que dejo atrás, 2016. Año que ha estado marcado de  principio a fin por el cáncer de mama. Lo empezamos en una habitación del Morales Meseguer y desde entonces no hemos dejado de recibir noticias de todos los colores. A pesar de todo, no puedo decir que haya sido un mal año y el sentimiento más fuerte que tengo es de agradecimiento.

Me quedo con los momentos especiales, auténticos e inolvidables que he pasado con grandes personas. Desde sorpresas organizadas hasta los gestos más sencillos y cotidianos. Gracias a  mi marido, a mi familia y a mis amigos, rayitos de sol tan esenciales en mi camino que han sacado lo mejor de sí mismas para ofrecérmelo, estando muy pendientes de mí, siguiéndome de cerca o haciéndose cercanos desde lejos, regalándome su tiempo, su atención y su mejor sonrisa. Consiguiendo que yo también sacara  lo mejor de mí misma. A todos ellos, mil gracias.

Me quedo también con las personas maravillosas que he conocido este año y que tanto me han ayudado con su experiencia, su fuerza, su alegría, su humanidad, su gracia y su energía, con las que he compartido muchas cosas en poco tiempo y que tienen reservado un rinconcito lleno de cariño y agradecimiento en mi vida. Entre ellas, mis médicos y todo el personal sanitario que me ha tratado, y curado; mis increíbles y mágicas Supernenas; la AECC con su entregada trabajadora social, psicólogas, voluntarios y todos los que hacen  esa gran familia; y en general, profesionales y personas de cualquier ámbito con los que me he cruzado y me han ofrecido su saber hacer con mucha empatía y corazón.

Por último, me siento agradecida a la vida, por brindarme tantos estímulos por los que luchar y tantos momentos para disfrutar. Y a mí misma, por saber ser aprendiz de una historia que hace que me sienta arquitecta de mi felicidad. Me quedo con mi crecimiento y evolución personal. Desde el principio me inquietó la idea de si podría yo hacer algo para sentirme mejor. Físicamente, ante los efectos y secuelas que pudieran dejar los tratamientos; psicológicamente, buscando la forma de tener la cabeza fuerte para guiarme y levantarme; y emocionalmente, intentando sentirme serena y alegre.  Comencé a tirar del hilo y descubrí un estilo de vida más saludable, cuyos beneficios me ayudaron mucho y aun se hacen patentes. Me quité las cargas que tenía, que me agotaban y robaban todo el tiempo y la energía que necesitaba  para ocuparme de mí misma y de mi bienestar.  Sentía que tenía que tener la cabeza consciente, presente, conmigo… dándole a la situación toda la importancia que tiene sin que por ello pudiera dominarme. Era una tarea complicada. Necesitaba todo mi YO, toda mi fuerza y mis habilidades para enfrentar el montañoso camino que se abría y que no sabía bien dónde me iba a llevar.  Fue un baño de realidad que me hizo cambiar de mentalidad: me dedicaría todo el tiempo que necesitara y que hacía años que no tenía. Si dormía mal y necesitaba levantarme más tarde o echarme una siestecita a media mañana, debía ser libre para hacerlo sin remordimientos. Idem  para practicar yoga por las mañanas, para salir a caminar, para dedicar tiempo a leer blogs, libros, e informarme sobre los nuevos alimentos  y recetas saludables que ahora me interesaban más que nunca; para cuidar cualquier parte de mi cuerpo que pudiera verse afectada;  para arreglarme y ponerme guapa; para cualquier cosa que pudiera repercutir directa o indirectamente en hacerme sentir bien. Era un momento duro, pero un momento para mí, y quería respetarlo.

Lo importante no es cómo empezó el año sino cómo termina y, sobre todo, las buenas personas y grandes momentos que han construido este camino.

A todos, GRACIAS.

Os dejo una frase para reflexionar un poquito e inclinarnos a pensar en positivo. Si nos sentimos como pensamos, ¡¡pensemos bien y colaboremos a sentirnos mejor!!

 

Y para terminar, un alegre clásico de los Beatles. Como no puede ser de otra manera en este comienzo de año…. 

“Here comes the sun"!!!!!

FÉLIZ AÑO Y FÉLIZ VIDA

SABIDURÍA PARA  APRECIARLA

Y SALUD PARA  DISFRUTARLA

12 opiniones en “Año Nuevo, Vida”

  1. Eres un ejemplo de superación y de ganas de vivir. Enhorabuena por el blog, seguro que le es útil a muchísima gente que pase o haya pasado por lo mismo. Un beso grande desde Alemania 🙂

    1. Muchísimas gracias, Antonio. Eso espero, que pueda servir a otros personas, y así tendrá mucho más sentido esta vivencia. Me alegro de “verte”por aquí. Espero que vaya todo muy bien! Un besazo

  2. Eres todo un ejemplo a seguir, me encanta todo lo que has escrito porque refleja todo el trabajo que has hecho durante este año; y como yo suelo decir el cancer nos ha enseñado muchas cosas pero todavía nos quedan muchas por aprender. Un abrazo grandisimo campeona,muak

    1. Cuánta razón tienes, Elena, siempre seguiremos aprendiendo….son tantísimas cosas que es imposible conocerlo todo pero tener esa actitud inquieta yo creo que nos ha ayudado mucho. Muchísimas gracias por tus palabras, tú también eres un ejemplo para mí y tengo muy en cuenta todos tus consejos. Espero que nos veamos pronto, guapa. ¡Un besazo muy muy fuerte!

  3. Maravillosa idea la de publicar este blog para compartir tu experiencia ¿dramáticas? o de iniciación a una nueva vida que no será mejor ni peor que la anterior pero sí más intensa, consciente de ti misma y por tanto más auténtica. ¡Gracias por compartir tus sensaciones! estoy segura que a muchas personas le va a servir de ayuda. Ojalá algún patrocinador te lo publicite para que llegue al mayor número de personas.
    ¡Ya sabes que te quiero, bueno, no, incompleto, te queremos TODA LA FAMILIA!
    Bsksss, Nati.

    1. ¡Hola Nati! Como siempre transmitiéndome tu sabiduría y esa alegría tan genial que tienes. GRACIAS A TI por esta reflexión tan buena que me dejas, y por supuesto, por estar siempre tan pendiente. Sois una familia excepcional,¡yo también os quiero mucho! Un besazo enorme a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *